Aunque no estés usando el cargador, o cualquier otro dispositivo eléctrico, si lo dejas conectado sigue consumiendo energía y contribuyendo al cambio climático.