Los océanos son la fuente de proteínas más grande del mundo, con más de 3.000 millones de personas que dependen de los océanos como su principal fuente de proteínas.