Si aún no lo has hecho, comienza por cambiar todos los focos/bombillos en tu oficina por ahorradores.