Ya sean carnes rojas o blancas, el proceso para llevarlos a tu mesa gasta una gran cantidad de energía.