Los océanos absorben alrededor del 30% del CO2 producido por todos nosotros, amortiguando los impactos del calentamiento global.